Saltar al contenido

Sapos como mascotas: Consejos útiles para el cuidado doméstico

sapos mascota

Los sapos o los Bufonidae como se les conoce científicamente, son actualmente, uno de los animales exóticos más adquiridos como mascotas debido a su fácil reproducción y cuidado.

Además, puedes encontrarlos en casi cualquier parte del mundo, a excepción de zonas árticas o polares, y a diferencia de otros anfibios en cautiverio,  su adquisición no suele causar problemas legales. Además puedes encontrarlos de forma cada vez más común en tiendas de mascotas  de acuerdo a tu ubicación.

Por ello, si estás pensando en llevar una a casa y aún no estás completamente convencido o convencida de tus razones, en Anfibios Exóticos te ofrecemos información útil  sobre ellos para que tomes la decisión correcta sobre la mascota que quieres en tu hogar.

Conoce más sobre la alimentación, tipos de especies, cuidado, y otros consejos útiles sobre este singular y pintoresco animal junto a nosotros.

¡Continúa leyendo!

¿Qué es un sapo? ¿Es igual a una rana?

Los sapos son anfibios de la especie anura, puesto que al alcanzar la adultez suelen perder la cola que los caracteriza durante su desarrollo, pasando de una respiración bronquial a pulmonar producto de su metamorfosis.

Uno de los principales rasgos que diferencian a los sapos de las ranas es su piel, generalmente rugosa o llena de verrugas y de textura áspera y seca, la cual la hace distinta a la de otros anfibios como las salamandras, tritones e incluso, las mismas ranas, la cuales suelen ser de pieles más lisas y húmedas.

Otro rasgo distintivo de los Bufonidae o sapos son sus patas, las cuales son mucho más cortas y menos flexibles que en otros Anuros, lo que las hace caminar en la mayoría de los casos para desplazarse. Similar a las salamandras, ubican sus glándulas paratiroideas  cerca de sus ojos,  por lo que es poco recomendable el contacto directo con la piel humana.

 

Sapos como mascotas: ¿Qué especies existen?

Actualmente, alrededor de 632 especies. A pesar de ser un animal fácil de domesticar y de mantener en casa, es necesario recordarte que de acuerdo  a su tipo, adquirir un sapo puede ser relativamente sencillo o un verdadero problema.

Ahora bien, las especies domésticas más conocidas en el mundo, suelen ser:

 

Sapo vientre de fuego (Bombina orientalis)

A pesar de ser considerada una especie naturalmente venenosa, sus toxinas no son peligrosas para el ser humano, por lo que se  ha comercializado como mascota exótica desde hace algún tiempo, sobre todo en Japón, Rusia o China.

Lo que más resalta de esta especie es su color verde y marrón, mezclado con manchas generalmente amarillas, rojas, o negras. Suelen vivir en zonas de relativa humedad como bosques, matorrales o prados, y generalmente son de de actividades diurnas. Pueden alcanzar una longitud de hasta 8 cm al llegar a adultos.

Sapo vientre de fuego Bombina orientalis

Sapo Vientre Amarillo (Bombina variegate)

Esta especie de Bufonidae, suele ser más pequeña que la anterior, alcanzando tamaños máximos de hasta 5cm dentro de su especie. Suelen ser buenos nadadores, por lo que es más común encontrarlos en entornos acuáticos como charcos, ríos o arroyos. Su alimentación consta básicamente de pequeños insectos y otros animales invertebrados.

Se le puede encontrar ampliamente en Europa, sobre todo en países como Francia, Luxemburgo, Holanda, Bélgica, Suiza, Polonia, Bulgaria, entre otros, lo que la hace una especie próspera en espacios montañosos también.
sapo de vientre amarillo Bombina variegate

Sapo Marino o de caña (Rhinella marina)

Especie de fácil localización en centro América y América del sur, hallándose en zonas rurales así como algunas urbanas al mismo tiempo. Generalmente se encuentran en espacios de gran humedad, en ambientes tropicales y/o semiáridos.

Destaca por ser uno de los anuros más grandes de la especie, ya que puede alcanzar hasta 24 cm de longitud y un peso de 100 gr. Su gran tamaño y color marrón (casi crema en ocasiones) lo hacen ser reconocido sin dificultad en cualquier parte del mundo.

Además, no se limita a únicamente a cazar, sino  que también puede alimentarse de carroña, plantas, comida para perros, entre otros desechos de acuerdo a su ubicación.

Sapo Marino o de caña Rhinella marina

Sapo Americano (Anaxyrus Americanus)

Nativos de América, esta especie suele describir a 3 subtipos de Bufonidae: sapo enano, sapo oriental americano, y al sapo de la bahía en Hudson. Pueden ser perfectos para como primeras mascotas si te encuentras en algún lugar del Norte de los Estados Unidos.

Pueden llegar a alcanzar tamaños de 7,5 cm de longitud, siendo las hembras más grandes que los machos, como ocurre con casi todas las especies de Anuros. Pueden encontrarse en lugares de agua dulce y vegetación media, y por lo general, se alimentan de babosas caracoles y lombrices.

Sapo Americano Anaxyrus Americanus

Sapo Crestado (Rhinella Martyi)

Especie abundante y originaria de América del sur y el Caribe. Puede encontrarse en países como Brasil, Suriname, Guyana e incluso, Francia. Suele avistarse en grandes cantidades durante periodos de lluvia, sobre todo en el crepúsculo.

Suelen alcanzar tamaños entre los 54 mm (machos) y 68 mm (hembras). La alimentación de estos sapos está basada en insectos y arácnidos en la mayoría de los casos. Es reconocible fácilmente por su color y cabeza puntiaguda.

Rhinella Martyi

Sapos venenosos ¿Pueden ser mascotas?

Si bien, la mayoría de los sapos poseen sustancias tóxicas como alcaloides, la cuales segregan gracias a las glándulas parótidas distribuidas en la piel, éstas suele ser inofensivas al contacto humano o de riesgo menor. Sin embargo, es aconsejable que al manipularlos, uses guantes preferiblemente de látex para evitar enfermedades o irritaciones en la piel.

Como hemos comentado en otras secciones, los anfibios suelen ser animales para la observación, ya que se estresan con facilidad si no les proporcionas el espacio y cuidado correcto. Por ende, si buscas un animal de mayor contacto físico, puede que este no sea el indicado.

Por el contrario, si buscas algo inusual, relativamente silencioso y de fácil cuidado, los sapos definitivamente son lo tuyo.

 

Cómo alimentar a un sapo. ¿Es igual a una rana?

Generalmente sí. Como todo buen anuro, es necesario que lo alimentes de animales vivos y frescos, especialmente de insectos, los cuáles varían de acuerdo a su hábitat y  la especie. Debes recordar también que algunos sapos pueden alimentarse de carroña, invertebrados, arácnidos o reptiles, por lo que debes advertir su dieta antes y después de adquirir uno.

Moscas, lombrices, arañas, polillas, mariposas, peces, ratones, grillos saltamontes, son solo0algunos de los animales que pertenecen a la dieta de los anuros.

Sapos en casa: Cómo cuidar de ellos en el hogar

Si ya adquiriste un sapo, y no sabes cómo empezar a cuidar de él, los siguientes tips serán de utilidad para ti y tu nueva mascota.

  1. Ubica a tu sapo en el lugar correcto: La iluminación, temperatura y humedad, dentro y fuera del terrario es fundamental para mantenerlo feliz.
  2. Mantén su dieta: No lo sobre alimentes. Recuerda darle de comer animales frescos o vivos. De lo contrario no los comerá o podría pasarse de peso por falta de actividad física.
  3. Manipula a tu sapo solo lo necesario: Recuerda usar guantes de látex en las manos para evitar irritación en la piel debido a las secreciones alcalinas que produce tu mascota. Evita también el sobre contacto con ésta, puesto que es un animal de observación o contemplación y no para llevar encima todo el día.
  4. Conserva el terrario limpio: Evita enfermedades para ti y tú animal preservando el espacio donde lo mantienes con plantas y agua fresca. Mantén la pulcritud del sitio con limpiezas regulares cada 1 o 2 semanas
  5. No captures sapos salvajes a menos que sea necesario: Sacarlos de su hábitat natural supone un riesgo para ellos, ya que pueden no adaptarse a su nuevo entorno y morir pronto.

Si por accidente te tropiezas con alguno, lo aconsejable es cuidarlo durante pocos días y regresarlo lo más pronto posible a su ecosistema.

Recuerda también que al proceder de distintos hábitats y al alcanzar tamaños variados, los sapos necesitan de amplios espacios (80cm de altura x 50 cm de ancho) para desarrollarse. Sin embargo, suelen desplazarse a poca altura, puesto que no les gusta trepar o saltar demasiado a diferencia de las ranas.

 

Terrarios para sapos: consejos para principiantes

  • Distribuye 1/3 de zona terrestre y 2/3 de zona acuática; es lo recomendable a la hora de condicionar un espacio como terrario.
  • Garantiza una buena ventilación e iluminación en el lugar. Esto es vital para mantener una temperatura (24-30°) y  humedad  (19°)  que sea ideal para tu mascota.
  • Busca un terrario con cierre hermético. Sea cual sea su material de fabricación (vidrio o plástico), asegúrate de que el cierre de seguridad sea capaz de resistir golpes internos por parte de tu mascota.

 

Evita colocar objetos de gran peso dentro del terrario o bien, sobrecargarlo. Esto evitará fracturas en la pieza y posibles accidentes.

 

En conclusión, tener un sapo también requiere de cierta responsabilidad y compromiso a la hora de tomar uno como mascota, puesto que como cualquier otro animal, requiere de cuidado y afecto.

Lo importante, es que escojas a la mascota que mejor se adapte a tu espacio y que cumpla con tus expectativas de acuerdo a las obligaciones que asumes o ya tienes, además de mantener su objetivo principal: Hacerte compañía.

Finalmente, recuerda estar atento a las condiciones climáticas de tu entorno así como de la iluminación de tu espacio, ya que como todo anfibio, los sapos suelen ser susceptibles a estos factores de acuerdo a sus hábitos y comportamientos como especie.

 

Si deseas conocer más sobre otros Anfibios exóticos como mascotas, recuerda seguir leyendo nuestra página y compartir nuestros tips y consejos en tus redes sociales.

 

¡Tu opinión también es importante!

Scroll Up