Saltar al contenido
Anfibios Exóticos

Rana Toro: Una mascota exótica común pero de alto riesgo para el ambiente

rana toro mascota

La Lithobates catesbeianus, comúnmente conocida como rana toro debido a su característico croar casi semejante al del mamífero, es una de las especies de anfibios más comunes alrededor del mundo. Nativa de Norteamérica, este anuro de casi 18 cm se ha convertido en una mascota exótica frecuente en este país pero un gran problema en algunos países de centro América así como de Eurasia.

Actualmente, se le considera una de las especies exóticas alrededor del mundo más nocivas para el planeta, no obstante, la utilidad de este animal para el ser humano debido a su abundancia no se ha limitado simplemente a su estudio biológico.

Por ello, si estás interesado en conocer más sobre los pros y contras que este animal ofrece actualmente como mascota así como especie dentro de un ecosistema particular, te invitamos a leer este apartado que Anfibios Exóticos ha preparado para ti y a aprender más sobre el comportamiento, hábitat, morfología así como algunos consejos de utilidad sobre este colorido pero peligroso animal.

 

Morfología y características físicas de la rana toro

La rana toro tiene un tamaño entre los 10 y 20 cm de longitud en la etapa adulta, medidas variables de acuerdo a las condiciones climáticas donde éste se desarrolle. Usualmente se identifica por tener una coloración entre verde y marrón, con algunas manchas negras en sus patas traseras, delanteras así como en la zona dorsal, además de su inconfundible bufido, similar al bramar de un toro.

En cuanto a la intensidad y brillo de estos colores son aspectos poco relevantes en esta especie, ya que no representan ni indican toxicidad en la piel de la criatura.

Por otro lado, pueden llegar a alcanzar un peso entre los 0,98 a 1,5 kg, por lo que puede sufrir de obesidad fácilmente si se alimenta demasiado. En cuanto a longevidad o tiempo estimado de vida, ronda los 10 a 20 años, especialmente en cautiverio.

Como la mayoría de los anuros, presenta dimorfismo sexual, lo que indica que puede reconocerse al macho de la hembra por el menor tamaño del primero. No obstante, en el caso de los tímpanos da cada género, el contexto se invierte, al ser la hembra quien tenga esta parte de su cuerpo más pequeña.

 

Distribución geográfica y hábitat de la rana toro

Como advertimos en un comienzo, la rana toro es una especie endémica de Norteamérica y Canadá, así como algunas zonas México, pero en países de Suramérica como Colombia, Perú, Ecuador, Brasil o Argentina, ha ocurrido un fenómeno bastante irregular y se ha convertido en una especie asilvestrada, es decir, ha pasado de ser una rana domesticada a una en estado salvaje.

En algunos países de Asia y Europa como Japón, España, Reino Unido, Alemania o Países Bajos, la especie ha logrado introducirse de forma natural así como mediante la cría controlada del hombre, modificando ecosistemas locales de forma negativa y representando un problema para otras especies de flora y fauna endémicas de estos lugares.

Geográficamente, puede habitar desde lagos, pantanos y ríos (ecosistema original), hasta selvas, praderas, montañas rocosas o bosques; con temperaturas que van desde los 15 hasta los 30° centígrados  y a alturas que van desde los 0 a los 2000 msnm.

Al mismo tiempo, es capaz de acentuarse en zonas rurales como urbanas, lo que pone en evidencia la facilidad que tiene para adaptarse a casi cualquier entorno que le sea posible en el planeta tierra y que reúna las características esenciales para desarrollarse y reproducirse.

 

Alimentación y ecología de la Lithobates catesbeianus

Gracias a su capacidad para alimentarse glotonamente,  la rana toro puede comer casi cualquier cosa que pueda proveerle su entorno o ecosistema.

Al ser un animal carnívoro, lo habitual y a pesar  mantenerse cerca de espacios acuíferos, es que ésta se alimente de insectos y algunos peces. Sin embargo, también es capaz de comer algunos crustáceos, aves e incluso pequeños mamíferos como ratas.

Así mismo, esta especie suele ser una gran fuente proteica para aves, reptiles e incluso otros anfibios, por lo que su existencia e introducción en ciertos hábitats ha sido positiva para estos animales. En consecuencia, ha traído un impacto sobre la biodiversidad local y que los seres humanos aprovechan para actividades acuíferas posteriormente al asentamiento de la especie.

 

Comportamiento y hábitos comunes de la rana toro

Por naturaleza, el macho es un animal tranquilo durante el día y sumamente territorial durante su reproducción, capaz de iniciar enfrentamientos cerca de lugares donde la hembra deposita sus huevos para que éste los fertilice. Esto ocurre a las orillas de ríos, lagos u otros cuerpos de agua cálidos y serenos; cuya corriente permita la eclosión del embrión días luego.

Pese a esto, la rana toro puede agruparse y alimentarse en zonas propiamente terrestres durante la noche, que son las horas durante las cuales suele cazar. La mayor parte del tiempo y fuera de los meses reproductivos, descansa en lugares que le provean la mayor frescura y cantidad de alimento posible. En cautiverio, es bastante dócil además de un buen acompañante, con un promedio de vida de casi 20 años  en estos de entornos.

Cuando se siente en peligro, es capaz de emitir un extraño sonido similar a un grito, el cual estremece a los depredadores por un instante y le permite ponerse a salvo camuflándose con el entorno como mecanismo de defensa. Al mismo tiempo, funciona como una llamada de alerta a otros de su especie para evitar cualquier tipo de depredación.

Al encontrarse en colonias, la más débil muestra un grado de respeto hacia la más fuerte, lo cual demuestra comiendo en lugares apartados o retirados de las más respetadas.

 

Reproducción de las ranas toro

Durante el amplexo, la hembra Lithobates catesbeianus produce alrededor de  7000 a 13000 huevos,  lo cual ocurre en un mes aproximadamente. Luego de ser depositados en el albergue construido por el macho, éste los fertiliza de modo que la corriente de agua los arrastre horas luego a poco metros de profundidad, donde eclosionarán de 3 a 5 días luego.

Pasado este lapso, pueden tardar hasta 3 años en alcanzar la maduración sexual dependiendo de las condiciones climáticas del entorno. Entre más frío o gélida sea la temperatura del lugar, más tiempo tardará en alcanzar la metamorfosis.

Al mismo tiempo,  requiere de caudales o fuentes de agua regulares para desarrollarse, por eso suele encontrarse con mayor frecuencia alrededor de sitios como éstos durante el apareamiento.

En relación con esto último, para una reproducción en cautiverio de la Lithobates catesbeianus, es necesario contar con las condiciones ambientales necesarias así como con un recipiente apto donde pueda aparearse satisfactoriamente, donde la hembra capaz de depositar los huevos en el lugar correcto y éstos puedan nacer sin problemas. Una vez ocurre esto, los renacuajos deben separarse de sus padres ya que pueden terminar devorando a sus pequeños producto de su imparable apetito.

En este sentido, condicionar otro recipiente como acuario provisional será de gran utilidad si quieres mantener a salvo a estas crías mientras se desarrollan y alcanzan la etapa adulta.

 

Conservación y problemas ambientales de la rana toro

Al ser una especie desmesuradamente colonizadora, ha puesto en riesgo la biodiversidad de ciertas regiones de Asia, Europa y América del sur. Si bien, suele ser una gran acompañante doméstica y de fácil cría, esta rana modifica de forma drástica el entorno, lo que puede generar la desaparición de otras especies animales, así como de algunos tipos de flora acuática.

En relación con esto,  la sobre reproducción e introducción de este animal a otras partes del mundo, ha llevado a instituciones internacionales a convertirla en una especie animal en la lista roja para el ambiente y de preocupación menor en cuanto a peligro de extinción refiere.

La unión Internacional para la Conservación de la naturaleza, considera a la rana toro actualmente una de las 100 especies invasoras más agresivas del planeta, poniendo en manifiesto su preocupación con respecto al tema.

En países como Venezuela y específicamente en la región andina, se realizó un estudio durante el 2001 que comprobaba su introducción a dicha zona y lo cual había afectado la reproducción de otro anfibio endémico de la región: La rana merideña.

Estos hechos son cada vez más frecuentes y se siguen replicando en otras partes del mundo,  por lo que nuestra recomendación es que, si no estás preparado para mantener una especie como esta, y asumir los riesgos ambientales que es capaz de generar como mascota, lo mejor es que desistas y encuentres una alternativa similar o semejante con ésta.

 

La rana toro y utilidad humana

Debido al exponencial crecimiento de esta especie alrededor del mundo y al ser considerada una fuente proteica alternativa, países como México apuestan por la gastronomía de la rana toro, lo que le ha añadido importancia económica en el mercado y ha generado una explotación desmedida de su cría, causando el impacto negativo que ya conocemos.

Al mismo tiempo, se ha convertido en un blanco común dentro de la cacería y pesca deportiva, así como un modelo de ejemplo para la educación biológica y animal. Experimentos del tipo fisiológico, neurobiológico, ontológico, reproductivo y para la endocrinología, son algunas de las aplicaciones que ha tenido esta especie de anuro, lo cual ha permitido descubrir avances significativos en el área científica.

Como puedes notar y en conclusión,  la incidencia de la rana toro tanto en actividades humanas como en aquellas que pongan en evidencia la modificación de su hábitat, ha sido visiblemente notoria a medida que se descubre más sobre sus hábitos y comportamiento como especie. La cría consciente y controlada de esta criatura, así como una buena manejo de los recursos naturales, puede llegar a traer beneficios positivos para la biodiversidad y el ecosistema de tu entorno. Empero, recuerda que la mala práctica de ésta y otras actividades humanas relacionadas de forma directa o indirecta a su domesticación, puede ocasionar un daño irreversible a la naturaleza, convirtiendo a tu mascota en problema para la localidad.

Si te sientes satisfecho con el contenido que hemos escogido en esta sección para ti, no olvides compartir el mismo y comentarlo en tus redes sociales, además de continuar leyendo otros apartados que Anfibios Exóticos tenga para ti.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *