Saltar al contenido

Cecilias: Un anfibio ancestral como nueva mascota

cecilias mascota

Los gimnofiones, conocidos comúnmente como cecilias (del griego caucus, que significa ciego), son animales que se vuelven cada vez más famosos debido a su rareza como mascotas terrestres. Su principal rasgo es que se trata de un anfibio sin patas de piel lisa y surcos transversales que recuerda a una lombriz gigante, pero que puede llegar a alcanzar hasta los 1, 5 mts de longitud.

Su nombre hace referencia a su visión puesto que es casi nula.

Si aún no conoces nada sobre estos singulares animales, Continua leyendo esta sección de Anfibios exóticos y conoce más sobre ellos; desde cómo se alimentan hasta cuidados de la especie, así como su hábitat y datos curiosos que puedan llegar a interesarte.

 

¡Descubre más sobre este anfibio como mascota junto a nosotros!

 

¿Qué son las cecilias o gimnofiones?

Los Gymnophiones son anfibios de vida terrestre y subterránea que se caracterizan por la ausencia de patas, por lo que su desplazamiento consiste en arrastrar su cuerpo como las serpientes o lombrices, gracias a las 200 vértebras distribuidas en todo su cuerpo.

Es el único anfibio de estructura alargada y sin extremidades en poseer un cráneo, el cual, al ser aplanado y altamente osificado, les permite palpar su entorno. Tienen ojos que apenas perciben la luz, y  sus bocas dentadas se ubican en la región anterior de la cabeza, cosa única en un anfibio como este.

Pueden alcanzar tamaños desde 10 cm hasta casi 2 mts de longitud de acuerdo a su especie. Los tentáculos ubicados cerca de su hocico, les permite detectar los cambios de temperatura en el ambiente, así como otras sustancias químicas y olores presentes en la tierra y otros animales.

 

¿Dónde viven las cecilias o gimnofiones?

Estos anfibios son originarios de zonas tropicales y de comportamiento subterráneo como ya te comentamos. Algunos países de América del sur, así como de África, India e Indochina, son los que revelan el mayor número de especies (203) hasta la fecha.

Sri Lanka, Bangladesh, Colombia, México, Ecuador y el archipiélago de Seychelles son algunos de los lugares donde podrás encontrar a este exótico animal. Sin embargo, ten en cuenta que de acuerdo a las legislaciones correspondientes en cada uno de estos países, podrás adquirir un como mascota.

¿De qué se alimentan las cecilias? ¿Cuál es su dieta?

Los gimnofiones, son carnívoros y depredadores nocturnos por naturaleza al igual que otros anfibios. Gracias a las toxinas que segregan sus cuerpos y a la dentadura que poseen, son capaces de cazar animales como lombrices, termitas, hormigas  y otros pequeños invertebrados en medios terrestres.

En medios acuáticos, pueden alimentarse de vertebrados como peces, ranas o lagartijas.

La dieta está limitada a las condiciones de su hábitat y lo que pueda ofrecer.

 

Cecilias: Especies conocidas como mascotas

Las cecilias son especies limitadas dentro de los anfibios. Por ello, muy pocos conocen de ellas. A continuación, te mencionamos algunas de ellas que han sido domesticadas en distintas partes del mundo.

 

Cecilia de Centroamérica (Gymnopis multiplicata)

Cecilia originaria de centro América. Pueden encontrarse en Costa Rica, Nicaragua, Honduras, Guatemala y Panamá.

Pueden llegar a medir hasta 50 cm y suelen encontrarse en plantaciones, montañas secas, Bosques tropicales y subtropicales; así como en jardines rurales y algunas zonas urbanas.

 

Ceciclia Thompson (Cecilia Thompsoni)

Endémica de Colombia, específicamente en el valle del Río Magdalena, es la segunda especie más grande conocida hasta ahora, alcanzando pesos de casi 1 kg y longitudes de hasta 1,5 mts.

Suele hallarse en zonas boscosas degradadas y como su antecesor, también se encuentra fácilmente en bosques tropicales y subtropicales, así como en plantaciones y jardines rurales.

 

Cecilia Cayenne (Typhlonectes compressicauda)

Este gimnofión puede llegar a encontrarse incluso a 200 mts sobre el nivel del mar. Endémica de la zona Nor-central de América, se halla con bastante frecuencia en países como Venezuela, Colombia, Perú, Guyana o

Es una especie acuática, por lo que suele encontrarse en diques, lagunas, pantanos, ríos y estanques; así como en otros ambientes tropicales y sub tropicales. Algunos autores sugieren que además de su dieta a base de insectos, gusanos, y huevos de otros anfibios, pueden llegar a comer carroña.

A pesar de desarrollar una respiración pulmonar durante su desarrollo e incluso en su etapa adulta, también son capaces de mantener la misma a través de su piel o por medio de vías cutáneas mientras se encuentra en espacios acuáticos.

 

Cecilia Mexicana (Dermophis mexicanus)

Endémicas de América del sur y Centro América, esto gimnofiones pueden llegar a alcanzar los 60 cm de longitud. Suelen alimentarse de invertebrados subterráneos como termitas, larvas de escarabajos, lombrices, chicharras, entre otros.

Viven generalmente en zonas boscosas degradadas y de suelos húmedos. Se caracterizan por su tonalidad verdosa y color oscuro.

 

Terrarios para cecilias: Mejorando el cuidado de tu mascota

La mayoría de los Gimnofiones o cecilias viven en lugares terrestres como ya hemos te comentado, pero recuerda que esto depende de la especie y el lugar que habitan. Ciertamente, existen algunas de comportamientos más acuáticos o semi-acuáticos durante la etapa adulta.

Debido a que algunas alcanzan longitudes de casi 2 mts y pesos de casi 1 kg, es necesario que tengas un terrario que sea de un tamaño mayor al de tu mascota para que pueda moverse sin dificultad.

Recuerda que esto es sumamente importante para este tipo animales, puesto que lo mantiene calmado y le permite cazar de forma más efectiva.

Dado que las vitaminas y minerales que recibe el animal dependen de su alimentación y tipo de suelo que habita, toma en cuenta que debes saber qué tipo de tierra es apta para la cecilia o el gimnofión, puesto que podría enfermarse con el sustrato incorrecto.

Del mismo modo, asegúrate que la temperatura del terrario y la humedad dentro del él sean ideales, ya que influyen en el comportamiento del anfibio.

Puedes disponer de accesorios como ramas, troncos o rocas; así como de una fuente de agua para mantener al animal hidratado dentro del lugar seleccionado.

 

Haz un cambio de tierra cada 2 o 4 semanas dependiendo de su olor, color y frescura. Puedes remover una parte del suelo cada semana y reemplazarlo con una capa nueva de tierra, lo importante es que se mantenga apta y con los nutrientes que tu mascota necesita.

Si eres de aquellos aficionados que busca conocer el ph y la humedad ideal del suelo, puedes optar por herramientas como medidores electrónicos de alta precisión para saber más sobre la acidez del sustrato y la temperatura de éste.

 

Manipulación de una Cecilia: Qué tomar en cuenta al tener una en casa

Debido a su piel lisa y cuerpo alargado, los gimnofiones son especies complejas para manipular. Generalmente son sedados químicamente en chequeos médicos, esto con el propósito de reducir lesiones en la piel de éstas. Sin embargo, puedes hacer uso de una una red (dependiendo de su tamaño) o remover porciones de tierra como te hemos recomendado para mantener limpio el terrario y evitar la manipulación directa del animal.

Como todo anfibio, tocar uno sin guantes supone un riesgo ya que sus toxinas podrían irritar nuestra piel o en incluso enfermarnos, por lo que es completamente necesario el uso de guantes al manejar dicho animal fuera de zona de confort.

 

Gimnofiones y la medicina: Descubrimientos actuales

Hoy en día se hacen investigaciones farmacéuticas sobre la piel de las cecilias. A pesar que las sustancias que segregan estos animales son tóxicas para otros, incluyendo humanos, también poseen propiedades antisépticas, analgésicas y antimicrobianas que están siendo estudiadas por biólogos y otros científicos actualmente.

Debido a las costumbres subterráneas de estos animales, poco se conoce sobre los hábitos y comportamientos de este anfibio exótico, lo que ha dificultado investigaciones con respecto a esta especie y los beneficios que pueden llegar a traer al ser humano.

Como puedes notar y en conclusión, tener un gimnofión requiere de un mayor compromiso y de una gran responsabilidad a diferencia de otros anfibios de cuidado más sencillo como las ranas o las salamandras debido a su morfología.

Es necesario que proveas las condiciones y el espacio suficiente que requiere tu mascota para mantenerla feliz y saludable, puesto que de esta manera prolongarás su vida por más tiempo.

Finalmente, recuerda consultar en la tienda de mascotas o en la legislación correspondiente a tu país, si es posible adquirir una cecilia legalmente para evitar problemas con las autoridades o incurrir a un delito.

Si deseas conocer más sobre otros anfibios, te invitamos a continuar en Anfibios exóticos y a leer  contenido de interés sobre estas inusuales especies dentro del reino animal, cuya popularidad es cada vez más creciente de forma doméstica alrededor del mundo.

Scroll Up